Archivo de Sexología


regreso al menú inicial

Recomendaciones de la OMS

En la primavera de 1975, la Organización Mundial de la Salud (OMS) publicó su informe "Education and Treatment in Human Sexuality: The Training of Health Professionals". Este ofreció la siguiente definición de salud sexual:

"Salud sexual es la integración de los elementos somáticos, emocionales, intelectuales y sociales del ser sexual, por medio que sean positivamente enriquecedores y que potencien la personalidad, la comunicación y el amor".

Esta definición ha sido criticada, en ocasiones, como ingenua e ideológica, y no se trata de que incorpore ciertos valores e ideas mantenidos por las clases medias educadas en países occidentales industrializados. En este sentido, la definición de la OMS no puede pretender ser universalmente válida. En el contexto pragmático presente, sin embargo, no hay necesidad de involucrarse en esta discusión filosófica.

En cualquier caso, el texto de la OMS enumera los siguientes tres elementos básicos de la salud sexual:

"1. La aptitud para disfrutar de la actividad sexual y reproductiva, y para regularla de conformidad con una ética personal y social.

2. La ausencia de temores, de sentimientos de vergŁenza y culpabilidad, de creencias infundadas y de otros factores psicológicos que inhiban la reacción sexual o perturben las relaciones sexuales.

3. La ausencia de trastornos orgánicos, de enfermedades y deficiencias que entorpezcan la actividad sexual y reproductiva."

Siguiendo esta definición detallada, el informe entonces llega lógicamente a conclusiones sobre el significado del cuidado de la salud sexual:

"Tal noción de salud sexual supone la adopción de un criterio positivo respecto de la sexualidad humana; la finalidad de la asistencia prestada en ese sector debe ser el disfrute intensificado de la vida y de las relaciones personales y no meramente el asesoramiento y la asistencia relacionados con la procreación o las enfermedades de transmisión sexual."

Así, a la vez, también definió el papel de los profesionales fomentando o restableciendo la salud sexual, y desde la clarificación de este papel siguieron de nuevo las recomendaciones para el entrenamiento profesional. En resumen, el informe de la OMS fue el primer proyecto internacional para la organización de la Sexología al servicio de la salud pública.

En realidad, y como nuestro directorio mundial "Sexología a nivel mundial" aclara, algunas de las recomendaciones de la OMS han sido seguidas desde entonces en un número de países, por lo menos en este punto. Por ejemplo, la OMS fue llamada para el establecimiento de centros de recursos sexológicos regionales:

"Los centros de recursos regionales y rurales deberían ser establecidos para promover la consulta y la asistencia en programas de entrenamiento, producción de materiales educativos, investigación y terapia relacionados con la sexualidad."

Estos centros, se esperó, ayudarían a crear una terminología estándard junto con estándares profesionales internacionales. De hecho, se esperó que cooperaran al punto de organizar un instituto internacional.

El informe de la OMS reconoció que esto podría también requirir el desarrollo de la Sexología como un campo de estudio en su propio derecho:

"Dependiendo de las condiciones locales, la sexualidad humana debería ser alentada a desarrollarse como una disciplina autónoma en la educación y el entrenamiento de profesionales de la salud y llegar a ser un componente reconocido de los servicios de salud generales, particularmente de la salud familiar."

Estos dos fines, el de los centros de recursos y el de la Sexología como un campo especial de estudio, de hecho, han sido puestos en prática en algunos países: ahora hay diversos centros de recursos sexológicos que, aunque son pequeños, aislados e incoordinados, podrían formar la base para un servicio de información y documentación global en Sexología.

Del mismo modo, varias universidades latinoamericanas, norteamericanas y europeas ofrecen ahora programas de entrenamiento académico en Sexología que conducen a certificados, diplomas o diversos grados académicos. De nuevo, descoordinados como son, estos programas deberían servir como puntos de partida para la próxima discusión sobre los niveles mínimos de conocimiento y habilidad en investigación, educación, Medicina y terapia sexual no médica. Esta discusión es inevitable, por lo menos en Europa, porque los países miembro de la Unión Europea reconocerán mutuamente los títulos académicos y entonces tendrán en cuenta el movimiento ilimitado de todos los ciudadanos dentro de sus fronteras. Así, será indispensable que los sexólogos europeos lleguen a un consenso sobre los estándares en su propio campo. Lo primero de todo, será necesario llegar a ser consciente de la Historia de la Sexología así como de los fundamentos teóricos de la Sexología. Sobre esta base, se toma nota de los diferentes programas sexológicos ya existentes (para detalles ver "Sexología a nivel mundial").

Una vez que los sexólogos han tomado nota de los hechos, podrán comenzar una cooperación más estrecha sobre varios temas urgentes:

  • Las universidades pueden concentrarse en comparar los programas académicos existentes y seguir
    practicando sus propios programas, de común acuerdo con los otros, hacia un curriculum común,

  • los centros de recursos sexológicos actuales pueden formar una red europea accessible tanto
    para los profesionales como para el público general a lo largo de las fronteras nacionales,

  • en vista del gran número sorprendente de instituciones sexológicas, organizaciones y
    revistas científicas europeas aquí documentadas, se ha vuelto obvio que la profesión
    completa puede ser organizada mucho más efectivamente para hacer oír su voz colectiva
    en el trabajo general de la promoción de la salud.

    Sobra decir, que ya que el presente directorio es el primero de esta clase, no puede sino ser incompleto. Estamos seguros de que, hay muchos centros, programas, instituciones y organizaciones que, por varias razones, no han sido incluidos. Algunos, a pesar de nuestros mejores esfuerzos, simplemente permanecieron desconocidos para nosotros, otros no respondieron nuestras encuestas, y otros incluso devolvieron cuestionarios incompletos que no pudieron ser rectificados a tiempo. Todos ellos están cordial y urgentemente invitados a darse a conocer para que puedan ser incluidos en futuras ediciones de este directorio. El camino mejor y más simple de hacerlo es completando nuestro cuestionario Online.

    Esperamos que nuestros lectores, donde quiera que estén, se den cuenta de que diversos profesionales sexológicos trabajan hoy en día en el mundo (investigadores, terapeutas y educadores sexuales), representan una fuente enorme durante mucho tiempo inexplotada de competencia en el negocio de la salud pública. Es una fuente que espera ser usada.



    Desarrollos internacionales

    Entre tanto, estas recomendaciones de la OMS han sido seguidas en un número de países. Centros de recursos sexológicos existen en los Estados Unidos (Instituto Kinsey) y en los Países Bajos (NISSO). Los programas de entrenamiento de postgraddo en Sexología conducen a títulos académicos legítimos creados en Estados Unidos, Canadá, America Latina y Europa. De los países de la Unión Europea, Italia, España, Francia, Bélgica, Gran Bretaña y Suecia ofrecen entrenamientos sexológicos de postgrado en educación sexual, terapia sexual médica y no médica. Dependiendo de la universidad en cuestión, estos programas conducen a diplomas, títulos de Master y/o Doctor. El proceso acelerado de la integración europea hará necesario llegar a algunos estándares profesionales y académicos comunes y, de hecho, a desarrollar algunos curriculums sexológicos básicos como un requisito mínimo para todos los profesionales de la salud que tratan con la sexualidad humana. Sin embargo, esto puede ser únicamente logrado, si la Historia de la Sexología y sus fundamentos teóricos son bien comprendidos, y si los diversos programas ya existentes, se ponen a disposición de todos los interesados para la comparación.

    a comienzo de página regreso al menú inicial


    Nota: nuestros directorios dependen de la entrada de lectores interesados. Correcciones, adiciones y sugerencias, se pueden comunicar a: HaeberleE@web.de